Docencia y Capacitación:

José F Parodi García

Ética y deontología:

Carlos Sandoval Cáceres

Filiales:

Flor de María Echevarria

Investigación:

Rossana Apaza Pino

Past-Presidente.

Roberto Salinas Durán

Jessica Castro Flores

Presentación

Los geriatras utilizamos mucho el término “calidad”. Calidad de vida, calidad asistencial, calidad de muerte…

Es lógico. Conocemos, como pocos, lo que supone la presencia o ausencia de la calidad en las etapas

más avanzadas de la vida, cuando aparecen los problemas, cuando las cosas no marchan bien.

 

Isidoro Ruiperez Cantera

 

Hemos querido iniciar esta breve columna de presentación de nuestra página web, con una cita que consideramos resume cabalmente el pensamiento de quienes nos reunimos en la Sociedad Peruana de Geriatría. Aportar calidad a la atención de salud de los adultos mayores, calidad a los años de vida de la gente mayor de nuestro país.

 

Nuestra especialidad, desde su fundación, se ha centrado en la persona, más que en las enfermedades, o los órganos y sistemas. La persona, en este caso la persona mayor, constituye el centro de nuestro que hacer y el eje de los contenidos clínicos, éticos y morales que guían nuestro accionar cotidiano.

 

Ambos, la búsqueda de la calidad y el centrarnos en la persona, constituyen nuestra común manera de pensar los temas de salud de la población envejecida, y subyacen a lo largo del armazón teórico y práctico de nuestra especialidad; en nuestra labor como clínicos, en la Evaluación Geriátrica Integral (EGI), la organización de la atención por niveles, el trabajo interdisciplinario, la continuidad e integración de la atención, en nuestra frecuente discusión de problemas éticos y sociales, entre otros temas.

Desde la Sociedad Peruana de Geriatría abogaremos por que los servicios para las personas mayores sean escenario de los mejores estándares de calidad en salud, seremos rigurosos practicantes de ella, y promotores de una cultura  geriátrica al interior de las instituciones donde nos toque laborar.

 

Buscaremos influir, en los diversos foros académicos, en relación con la temática que aborda el envejecimiento de la población y de los individuos de nuestro país. Seremos permanentes vigilantes y actores de todo aquello que lleve a la equidad y la justicia social y reduzca la exclusión, y lleve a la protección social de nuestros ancianos.

 

Nos opondremos a toda forma de discriminación contra las personas mayores, especialmente aquella que ocurre asociada a la edad, donde se niega o se negligé la atención del adulto mayor “debido a su años” o a sus limitaciones funcionales. Seremos activos defensores del cumplimiento de los derechos de las personas mayores. Velaremos para que el maltrato al anciano se erradique o amengüe, en todas sus formas. Buscaremos unirnos a todos aquellos que vayan en el mismo sentido.

 

Fomentaremos el desarrollo de planes y programa de promoción de la salud y prevención. Buscaremos por todos los medios posibles hacer del envejecimiento activo y saludable, la médula de los planes de salud pública de nuestro país, pues, el envejecimiento saludable implica buena calidad de vida desde el claustro materno y el restante curso de vida, hasta la vejez.

 

Pugnaremos por el desarrollo de programas para brindarles apoyo a las familias y a todos aquellos dedicados a cuidar ancianos dependientes. Es muy importante para nosotros promover un espacio académico que busque responder a las necesidades de estas personas. Nuestra Sociedad buscara contribuir a llenar ese vacío.

 

En la formación de recursos humanos, nuestra Sociedad velara por la más rigurosa formación de los médicos geriatras, buscando estandarizar la formación de especialistas con un mínimo de cuatro años de preparación en servicios de geriatría acreditados como docentes, en hospitales de tercer o cuarto nivel. En base a la calidad de nuestros asociados, incentivaremos el liderazgo de los médicos geriatras en el sistema sanitario peruano.

 

Sin abdicar de los más elementales requisitos de calidad y los principios éticos y morales que guían nuestro accionar, buscaremos la unidad de los especialistas en geriatría de nuestro país, alrededor del discurso académico, la investigación, la docencia, y la gerencia de los temas que tienen que ver con el envejecimiento poblacional en nuestras peculiares circunstancias. No arrearemos nuestras banderas de altruismo, trabajo tesonero, estudio, honestidad y decencia. Algo penosamente escaso en esta hora.

 

 

 

Lima 15 de abril del año 2013.

 

El Presidente de la Sociedad Peruana de Geriatría

 

Av. San Felipe 687 Departamento 1102B

Jesus María